Las circunstancias no son perfectas, tu actitud sí

Llama la atención que el concepto de resiliencia se esté utilizado en  este informe de microfinanzas, organizado por Prodesarrollo. Es un  concepto utilizado en psicología que puede entenderse como la  capacidad de hacer frente a las adversidades de la vida y transformar  el dolor en fuerza motora para superarse y salir fortalecido de ellas. Se  dice que, una persona es resiliente, cuando comprende que es el actor  de su propia alegría y de su propio destino. La resiliencia es un  concepto que alienta la esperanza ya que hace de la adversidad, una  oportunidad. 

Es entendible que este concepto de resiliencia hoy adquiera una  importancia vital en el mundo por la terrible amenaza del COVID-19 que, además de dolor, miedo e incertidumbre, ha traído millones de  muertes, e importantes pérdidas económicas y financieras. Y es justo  en este contexto de crisis mundial, que resulta interesante analizar al sector de las microfinanzas con una actitud resiliente y con ello abonar para convertir las experiencias negativas en experiencias de  crecimiento. 

 

Es así, como la resiliencia traspasa ahora la psicología para situarse  en el ámbito de la economía, de las finanzas y, en particular, de las  microfinanzas. Daniel Kahneman, psicólogo estadounidense, Premio  Nobel de Economía 2002, integra aspectos de la investigación  psicológica a la ciencia económica, especialmente en lo que respecta  a la toma de decisiones bajo incertidumbre. 

Kahneman sostiene que se elige no de manera racional, sino que las  emociones como el miedo, el afecto, el odio influyen en las decisiones que tomamos y, por tanto, nuestras decisiones, no son objetivas. Sus  investigaciones resultan interesantes para deslindarse de lo analítico y  lo reflexivo y poner el acento, en la actitud. La resiliencia retoma esta  idea y subraya “las circunstancias no son perfectas, tu actitud si”.

Resiliencia y actitud caminan de la mano. Si algo caracteriza al sector  social con el que se trabaja en microfinanzas es el de tener una actitud  resiliente ante la pobreza, de manera permanente. Basta con observar  a millones de mujeres que emprenden un negocio y buscan sin  saberse resilientes, como superar obstáculos para alcanzar mejores  niveles de vida para ellas y sus familias. 

Además de ser mujeres valientes, heroínas anónimas, con una  resiliencia individual sin límites; ante el desastre y la calamidad del  COVID, ante el dolor de la enfermedad y la pérdida de recursos  económicos en sus localidades; ellas también reaccionan con  resiliencia comunitaria, con un deseo personal y familiar de bienestar  hacia sus semejantes y, con la capacidad de comprometerse con  valores que estimulen la autoestima colectiva, la identidad cultural, el  humor social, la honestidad y la solidaridad. 

Junto a la resiliencia individual y la comunitaria, la resiliencia  institucional apunta a aquellas instituciones de microfinanzas que han  sido capaces de estar cercanas a sus beneficiarias; es decir, a las  mujeres emprendedoras. Las instituciones microfinancieras más resilientes a la crisis actual, encontraran sus fortalezas con ellas, solo  con las mujeres empresarias; y será gracias a la atención y cercanía  que las instituciones les haya brindado, así como a los lazos de lealtad  generados, además de la sensibilidad para adecuar sus productos a  sus necesidades actuales. 

Las circunstancias nunca son perfectas, no hay forma de cambiar el  contexto mundial actual.   Las circunstancias no son perfectas, tu actitud sí.

Junto a la resiliencia individual y la comunitaria, la resiliencia  institucional apunta a aquellas instituciones de microfinanzas que han  sido capaces de estar cercanas a sus beneficiarias; es decir, a las  mujeres emprendedoras. Las instituciones microfinancieras más resilientes a la crisis actual, encontraran sus fortalezas con ellas, solo  con las mujeres empresarias; y será gracias a la atención y cercanía  que las instituciones les haya brindado, así como a los lazos de lealtad  generados, además de la sensibilidad para adecuar sus productos a  sus necesidades actuales. 

Las circunstancias nunca son perfectas, no hay forma de cambiar el  contexto mundial actual.   Las circunstancias no son perfectas, tu actitud sí.

Junto a la resiliencia individual y la comunitaria, la resiliencia  institucional apunta a aquellas instituciones de microfinanzas que han  sido capaces de estar cercanas a sus beneficiarias; es decir, a las  mujeres emprendedoras. Las instituciones microfinancieras más resilientes a la crisis actual, encontraran sus fortalezas con ellas, solo  con las mujeres empresarias; y será gracias a la atención y cercanía  que las instituciones les haya brindado, así como a los lazos de lealtad  generados, además de la sensibilidad para adecuar sus productos a  sus necesidades actuales. 

Las circunstancias nunca son perfectas, no hay forma de cambiar el  contexto mundial actual.  

Las circunstancias no son perfectas, tu actitud sí.


María Teresa García Moisés 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escríbenos