El momento de actuar llegó

El  futuro dejó de  ser una continuación del pasado y  todo cambió. Por primera vez en la  historia el mundo  se  detuvo  y en  nuestra enorme  confusión, a  veces  pánico,  nos  dimos  cuenta de lo que es realmente importante: la salud, la familia, la paz interna. También nos  percatamos  de  lo mucho  que  hacíamos  y  consumíamos  que  cuando  lo  suspendimos  no  pasó nada. 

Muchas  voces,  quizás  nosotros,  deseamos  retornar  a  lo  normal  o  por  lo  menos  a  la  llamada  nueva  normalidad.  Y  esto  lo  decimos  con cierto  dejo  nostálgico:  ya  quiero  regresar a esto, volver a hacer aquello. Los humanos somos muy generosos en olvidar las  cosas malas del pasado y solo recordar lo bueno, por eso cometemos los mismos errores  una y otra vez. ¿En verdad queremos regresar al mundo de antes tal como era? 

En  este  momento  en  el  que  todavía  el  mundo  sigue  en  pausa,  démonos  tiempo  para  recordar todo lo que, hace menos de un año, era motivo de queja y aprovechemos para  cambiarlo en el nuevo orden de la humanidad que estamos por comenzar. 

Tenemos la oportunidad, y la obligación, de cambiar lo incómodo, lo indeseable, lo malo  del pasado. La inclusión social, la igualdad de género y un mundo más limpio, son algunas  de las materias pendientes. Todos  tenemos que colaborar con el cambio, poner nuestro  grano de arena. 

En  el  mundo  de  las  microfinanzas,  esta  obligación  es  mayor  pues  tenemos  un  impacto  importante  en  la  sociedad.  Para  nuestra  fortuna  pudimos  ver,  en  la  reciente  Jornada  ProDesarrollo, que priorizar la inclusión social genera mayores beneficios a las entidades  que lo hacen. 

Hace solo 4 meses tuve el gusto de hablarles del estudio del futuro, de la prospectiva y su  uso  para  la  creación  de  escenarios,  y  su  importancia  en  el  logro  de  nuestros  objetivos.  Definamos ya el futuro deseado y establezcamos la ruta para llegar a él. Incorporemos en  este plan acciones para la creación de un mundo más incluyente, igualitario y limpio. 

El momento de actuar llegó.


Ramón Santoyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escríbenos